Hace dos semanas, tras haber terminado una serie de diplomados médicos en línea, unos diplomados muy complejos e interesantes, regresé a mi casa, donde me di cuenta que por primera vez en un buen tiempo, tendría la oportunidad de hacer algo sólo para mí mismo, lo cual me hizo muy feliz.

Al saber que contaría con este tiempo, naturalmente busqué un buen libro para leer y con quién pasar las horas, algo elemental para mí y para mucha gente, al tener un poco de tiempo libre.

vasili

Al estar buscando en mi habitación, encontré un libro que había comenzado y estaba disfrutando tremendamente; sin embargo, un buen día no lo encontré, por lo que pensé que el libro estaba perdido. Este libro es la autobiografía Vasili Zaitsev, el francotirador más letal de toda le Segunda Guerra Mundial.

Debo de decir que aunque todavía no termino este libro, es una obra que me ha levantado del suelo y considero, hasta ahora, la mejor autobiografía que he leído, ya que no sólo la historia es increíble, sino que Vasili Zaitsev es un excelente escritor y cuenta con una verdadera alma rusa, almas que aunque duras, tienen una profundidad que pocos pueblos en el mundo tienen.

La historia me ha cautivado desde el principio, cuando Vasili nos habla con lujo de detalle sobre su infancia en los gruesos bosques de Siberia, donde creció con su abuelo y sus hermanos, un abuelo del cual se podría escribir un libro independiente.

El abuelo le enseña muchas cosas al pequeño Vasili, como la cacaería, la supervivencia en el bosque, el buscar y encontrar a las bestias y a sus guaridas, cómo entender a los oponentes y sobre todo, cómo disparar.

El abuelo solía decirle al pequeño Vasili cosas como “Debemos ser uno con el suelo, pegarnos a él como una hoja de arce y avanzar en silencio. Al conejo hay que cazarlo con un flechazo certero”; “Usa cada bala a conciencia, aprende y no hierres nunca. Mi consejo te será útil, y no solo para cazar cuadrúpedos”. Estos consejos le fueron invaluables cuando los nazis invadieron a la madre Rusia, donde tendría que pelear hasta la muerte en medio de escenarios infernales en la épica ciudad de Stalingrado.

stalingrado

Vasili nos habla detalladamente sobre su vida como marinero de la flota de Vladivostok; sin embargo, el verdadero valor de esta gran obra comienza cuando él llega con sus compatriotas marineros a la ciudad de Stalingrado, donde se libró el combate más sangriento de toda la Guerra Mundial, una batalla que duró 127 días, una batalla donde se peleaba entre las ruinas de los edificios destruidos por los bombardeos alemanes, combates que muchas veces eran mano a mano, donde se les tenía que destruir rompiéndoles el cuello, sacándoles los ojos y rompiéndoles el cráneo hasta que los sesos estuvieran en el  pavimento.

Este es un libro que seguiré leyendo con mucho placer.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *